93 722 73 54
Lun – Vie de 09:00 a 20:00 horas

Expectativas del bitcoin ante la llegada de Donald Trump

9 Enero, 2017 183

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca genera bastante incertidumbre en el sistema monetario y financiero global.


bitcoin

Sus posturas proteccionistas y su intención de controlar cuantos bienes económicos entren o salgan de Estados Unidos dibujan un escenario en el que se plantean incógnitas para el dólar. Esto ofrece oportunidades de crecimiento para el Bitcoin y las tecnologías digitales descentralizadoras como la tecnología blockchain.

Los planes de Donald Trump en lo que se refiere a política financiera no están claros. A la espera del día 20 de enero, cuando será nombrado oficialmente Presidente de Estados Unidos, lo único que podemos hacer es repasar algunos de sus mensajes en campaña y realizar algunas predicciones.

Trump no es muy amigo de las nuevas tecnologías ni de la innovación, y más de una vez ha manifestado que prefiere sacrificar la privacidad a la libertad. Todo esto genera un cóctel en el que parece difícil pensar que el bitcoin, una moneda virtual descentralizada y que cualquier puede usar con toda libertad, vaya a tener mucho recorrido bajo su mandato. ¿O sí?

Le guste o no a Trump, lo cierto es que vivimos en un mundo donde la economía y las finanzas cada vez son más digitales y están más descentralizadas. El monopolio y el control de los bancos está dando paso a un escenario donde el usuario maneja su dinero y sus ahorros como quiere, sin intermediarios ni instituciones rancias que le cobran tasas por cualquier movimiento.

Estados Unidos y el dólar

Mientras los ciudadanos cambian sus hábitos financieros, Trump ha manifestado opiniones e intenciones que le hacen un flaco favor al dólar. Su oposición a la OTAN, su aparente acercamiento con Rusia y su enfoque despreocupado por la proliferación nuclear parecen sugerir que Estados Unidos podría reducir su presencia militar alrededor del mundo.

Su estructura de seguridad es fundamental para la fortaleza del dólar, ya que hay un acuerdo implícito por el cual mientras Washington invierte en infraestructura para proteger las rutas comerciales, las operaciones y transacción a través de ellas se realizan en dólares. Si esto cambiara, la divisa estadounidense podría verse afectada.

Por no hablar de las políticas xenófobas y anti-inmigratorias que Trump ha manifestado. Aunque no lo tiene fácil, su intención es bloquear las remesas y poner trabas a las transferencias que los trabajadores extranjeros, y en particular los mexicanos, hagan para enviar dinero a sus familiares.

De cumplirse su voluntad, millones de personas tendrían que buscar alternativas para poder mandar dinero. Y aquí el bitcoin entra en juego, ya que con él se pueden hacer transferencias de forma rápida, sencilla y legal.

La economía de muchos países depende en gran medida del dólar. Cualquier variación en los tipos de cambio puede desestabilizarles, lo que les roba autonomía monetaria. Por eso en los mercados más pequeños, los gobiernos están explorando soluciones de dinero digital que puedan saltarse la intermediación de los bancos e incluso permitirles crear sistemas independientes de política monetaria. De nuevo se dibuja un escenario de gran potencial para el bitcoin.

Panorama incierto

La intención de ciertos dirigentes como Trump de controlar el dinero de los ciudadanos va en contra de la nueva arquitectura financiera que se empieza a dibujar, donde las tecnologías digitales descentralizadoras como el blockchain, entre otras, tendrán un papel importante.

El problema es que aún resultan desconocidas para la mayoría de la población. Por eso es tan importante que las empresas del sector hagan campañas evangelizadoras, que expliquen en qué consisten los sistemas de pagos y las transferencias de dinero virtual.

Habrá que esperar cuántas de sus promesas electorales cumple Trump. Mientras llega el día 20, ya hemos visto que se entiende muy bien con el senador Charles Schumer, quien ha librado una particular batalla contra la criptomoneda, a la que acusa de ser el salvoconducto para que vendedores y consumidores de drogas y armas se escondan tras una identidad digital imposible de trazar.

Escrito por Lara Olmo de Miguel

@Laoldemi