ÁREA DE
CLIENTES
¡Hasta 1.200€ para antiguos clientes!
93 722 73 54
Lun – Vie de 09:00 a 20:00 horas
93 722 73 54
Lun – Vie de 09:00 a 20:00 horas

La inteligencia artificial llega a la banca

La inteligencia artificial está llamada a ser la tecnología que transforme la industria desde ahora y en los años venideros. Un desarrollo del que ya no escapa ningún sector, incluido el de la banca, que la emplea para ofrecer diversos servicios, algunos incluso imperceptibles para el consumidor.

edificio bancos

La inteligencia artificial cada vez está presente en más servicios y poco a poco va a ir impregnándolo todo. Cuando le preguntamos a Siri por nuestra agenda diaria o Amazon nos recomienda ciertos productos, la IA (como también se le conoce a esta tecnología) está funcionando con nosotros.

En el retail (comercialización masiva de productos) o en las plataformas de contenido en streaming es común verla, pero también en los asistentes de hogar (como echo de Amazon) o en los coches autónomos. En el sector financiero y de la banca su desarrollo está siendo algo más lento, pero los expertos aseguran que 2017 va a ser el año de su explosión definitiva.

No olvidemos que la inteligencia artificial lo que hace es emplear cantidades masivas de datos (Big Data) para identificar patrones e información, por aproximación a los datos que conoce; la más compleja puede incluso “aprender” y anticiparse a los hechos.

En banca esto es muy útil para prevenir el fraude o cuando intentan suplantar nuestra identidad, ya que es capaz de diferenciar si quien introduce las credenciales para acceder, por ejemplo, a una cuenta, es el propietario o un estafador haciéndose pasar por él. Esta tecnología es similar a la que funciona en Google Fotos o Facebook para reconocer a los usuarios en los rostros de las fotografías.

Inteligencia artificial en la banca: un mundo de posibilidades

Pero si hay una aplicación de la inteligencia artificial que puede tener mucho recorrido en la banca es sin duda la de los chatbots, un tipo de software capaz de conversar con los clientes y atender sus dudas y necesidades como lo haría un asistente personal.

Aunque lo que realmente hace inteligentes a estos robots es que son proactivos y no se limitan únicamente a recibir órdenes o preguntas del consumidor. Pueden, por ejemplo, sugerirle productos de ahorro o ayudarle a gestionar la contabilidad del hogar. Esto es muy interesante, pues hay clientes que desconocen este tipo de oferta y no tienen conocimientos financieros suficientes para gestionar su economía.

En todo caso este tipo de recomendaciones siempre están sujetas a la respuesta del usuario, si le resultan útiles o no, y el chatbot puede ir redefiniendo su servicio según las necesidades del cliente. Además, no todos ofrecen el mismo tipo de información sino que depende de los datos que recopilan.

Este tipo de servicio aún se está definiendo, aunque empiezan a verse iniciativas en bancos de todo el mundo. Algunos están empleando Siri o Google Assistant e integrando en ellos sus propios chatbots, para que el servicio le resulte familiar al usuario y no tenga que aprender a utilizar una herramienta nueva. Al final la idea es que la inteligencia artificial se “cuele” en los servicios que el consumidor emplea en su día a día, mejorándolos de forma “natural” para él.

Servicios financieros desde cualquier plataforma

Las previsiones apuntan a que esta tendencia de integrar servicios dentro de plataformas conversacionales o de asistentes por voz irá en aumento, de forma que las fronteras entre las diversas industrias se desvanecerán. Así, podremos pedir un préstamos o transferir dinero desde nuestro móvil, desde el coche conectado o desde cualquier dispositivo conectado y con inteligencia artificial.

Lara Olmo de Miguel
@Laoldemi


Posts Relacionados