La volatilidad del Bitcoin

El bitcoin despidió 2016 alcanzando su valor máximo en los últimos tres años, superando los 1.022 dólares y convirtiéndose así en la divisa con mejor rendimiento del mundo. Muchos vieron en el bitcoin una oportunidad de ganar dinero urgente, pero en 2017 este crecimiento ha sufrido un nuevo revés.

volatilidad del bitcoin

Tras lograr máximos históricos, llegó 2017 y el valor del bitcoin detuvo su tendencia alcista. Y es que la trayectoria de esta criptodivisa está sujeta a muchos factores, como geopolíticos y de seguridad, lo que provoca que su valor sufra reveses muy bruscos y además en poco tiempo. Además, los especuladores juegan con su valor a su antojo, creando desconfianza y expectación entre la población.

Por otro lado, aunque cada vez más usuarios perciben el valor y la utilidad del bitcoin, de ahí el aumento de las transacciones, lo cierto es que todavía arrastra una imagen negativa porque se le sigue vinculando con actividades delictivas y el mercado negro, que se han servido de su descentralización para camuflar sus operaciones.

El recelo de China y la incógnita de Estados Unidos

Una de las razones por las que el buen momento del bitcoin se ha frenado de golpe con la llega del nuevo año ha sido el debilitamiento del yuan. Y es que el valor de las divisas tradicionales es uno de los elementos que provoca las fluctuaciones de la criptomoneda.

Mientras el bitcoin vivía un repunte el yuan llegó a perder hasta un 7%, lo que el gobierno chino achacó a la fuga de capitales (la mayoría de las transacciones en bitcoin se realizan en este país) y a la especulación. Finalmente, el Banco Central Chino (PBOC) optó a principios de 2017 por investigar las principales plataformas de intercambio y por crear su propia moneda virtual, a imagen y semejanza del bitcoin. Medidas que supusieron una caída del 15% en el valor de la criptodivisa por excelencia.

El caso del dólar es algo diferente porque, como ya mencionábamos en otro artículo reciente, la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca plantea incógnitas que podrían ofrecer oportunidades para el bitcoin.

Por un lado, el proteccionismo comercial y los estímulos fiscales que pretende aplicar propiciarán que la Reserva Federal adopte políticas restrictivas (de hecho, ya ha anunciado que subirá la tasa de interés del dólar). Esto hará más fuerte a la moneda nacional y obligará a los ciudadanos a buscar alternativas de financiación, como el bitcoin.

Por otro lado, el nombramiento de Mick Mulvaney como director de la oficina de presupuestos es relevante porque se ha mostrado firme defensor de la criptodivisa, de la que en alguna ocasión ha dicho que tiene un gran potencial para revolucionar la industria de los servicios financieros y la economía estadounidense.

Panorama para 2017

La inestabilidad mundial en la que nos hayamos inmersos, con el terrorismo yihadista expandiendo sus garras más allá de Siria, el brexit, el auge de los populismos, provoca que muchos inversores se refugien en activos alternativos, como el bitcoin. Pero esa inestabilidad geopolítica no genera confianza y 2017 apunta a que será un año tan intenso como 2016, así que todo hace pensar que el bitcoin seguirá sufriendo fluctuaciones y reveses.

Además, para que la criptodivisa logre mayor estabilidad hace falta un mayor consenso y la definición de marcos legales que promuevan su uso, lo que no parece que vaya a ocurrir (tampoco) este año. Sobre todo, porque ya estamos viendo cómo algunos gobiernos (como el chino), lejos de promover el bitcoin, le está poniendo trabas.

Lara Olmo de Miguel

@Laoldemi