¡Descarga GRATIS la app de Moneyman y solicita desde ahí tu préstamo!

4.8 stars Valoración en Google Play
close button

7 razones importantes por las que necesita mantener un presupuesto familiar

Vivimos en una sociedad de consumo en la que nos formamos para trabajar, cobrar dinero por nuestro trabajo, ya sea un salario o como ingresos de actividad, y finalmente utilizarlo para consumir bienes y servicios.

A medida que vamos creciendo y ampliando la familia los gastos se disparan y si no tenemos una buena planificación presupuestaria de ingresos y gastos es posible que acabemos desperdiciando cantidades de dinero que podemos ahorrar para necesidades futuras o dedicarlas para otras cosas más importantes.

Hay muchas razones para crear y mantener un presupuesto familiar pero aquí os vamos a exponer las que consideramos más importantes. A continuación vamos a dar 7 buenas razones por las que es necesario mantener un presupuesto familiar. Pero antes debemos entrar en la cuestión del conocimiento que debemos tener de nuestras cuentas.

Cuestión previa del conocimiento de nuestra economía

Cuando se es joven y sin compromisos, quizá sea fácil tener una idea del dinero que hay y en qué se gasta. El hecho de tener pocos gastos o ninguno por conceptos de manutención al vivir en el domicilio de los padres simplifica todo el gasto a cuestiones de ocio, como cine, bares, ropa, conciertos y viajes.

No nos llevará mucho trabajo saber en qué se gasta el dinero y tener siempre en mente localizados estos gastos. Sin embargo, la vida familiar complica la ecuación. Ya no solo hay que pensar en una sola persona sino en un grupo y sus necesidades tanto individuales como grupales. Si queremos llevar una buena planificación económica lo principal es conocer ingresos, necesidades y gastos. Para ello deberemos apuntar en un papel lo que entra y lo que se gasta para que, a partir de estos datos poder elaborar el presupuesto familiar.

1. Llevanza de contabilidad

Entrando de lleno en el primer motivo de establecer un presupuesto familiar es que no es simplemente apuntar los inputs y los outputs, sino que va mucho más allá. Gracias al presupuesto contamos con un soporte documental en el que podemos observar cuánto se gasta y en qué se gasta. No gastaremos sin control sino que cada partida de gasto tiene asignado una determinada cantidad de dinero.

Llevanza de contabilidad

Hay que distinguir en el presupuesto los gastos fijos sobre los cuales, en principio, no podemos influir. Nos referimos a los gastos que se producen mensualmente y que no varían a corto plazo, por ejemplo:

  • Cuota de la hipoteca.
  • Factura plana de la compañía telefónica con la fibra óptica y la conexión a internet.
  • El pago de la letra del coche.

Luego están los variables como luz, calefacción, ropa, la cesta de la compra, gasolina, viajes y escapadas, suscripciones a revistas o plataformas, etc.

2. Observar la evolución

El presupuesto familiar nos permite observar la evolución del mismo. No sólo se trata de distribuir los ingresos para los gastos sino también de verificar si la evolución de las partidas presupuestarias. Algunas puede que se queden cortas y otras estarán sobreestimadas. Por ello hay que ajustar más distintas partidas.

Esto lo podemos hacer a través de observar la evolución de gastos durante un periodo determinado, comparando las cifras de gasto por periodos mensuales, semestrales o anuales. La comparativa nos ayudará a ver qué aspectos sufren más variaciones a lo largo del tiempo. También podremos identificar gastos estacionales como por ejemplo los que se originan como consecuencia de la vuelta al cole (libros, ropa, etc).

3. Analizar los gastos familiares

El presupuesto familiar nos sirve para analizar los gastos. Podemos adoptar un enfoque expansivo cuando los ingresos así lo permiten o se han obtenido ingresos extraordinarios, o bien afrontar los recortes necesarios en época de vacas flacas lo que nos lleva a la siguiente razón importante para mantener un presupuesto familiar que es enfrentar la reducción del despilfarro, verificando por donde flaquea nuestra economía distinguiendo lo importante de lo ocioso.

4. Reducir el despilfarro

Del análisis anterior en la mayor parte de los casos podemos encontrar un montón de gastos superfluos, de capricho o en cosas que ya tenemos o que nos gastamos demasiado dinero en cosas que podríamos moderar. Identificar estos gastos y reducir su asignación contribuye a una mejor distribución de los recursos.

Lógicamente no podemos comer fuera todos los días o estar constantemente yendo al teatro. A todos nos gustaría poder hacerlo pero desgraciadamente la economía de muchas familias no lo permite. Otro tanto sucede con la ropa de ciertas marcas que son muy caras. Podemos reducir este gasto con ropa de firmas más económicas.

¡Realiza la solicitud en 8 minutos y podrás recibir el dinero hoy! Respuesta automática de nuestro sistema.

¡Préstamo de 300€ hasta 30 días SIN INTERESES!

 

5. Aumentar el ahorro para crear un fondo de emergencia

El fondo de emergencia es algo que debería existir en toda economía, ya sea doméstica, mercantil o de una administración. El fondo de emergencia es una caja o un depósito de dinero apartado para hacer frente a gastos extraordinarios que quizá no podamos afrontar de otra manera.

Vivimos en una sociedad de consumo en la que nos formamos para trabajar, cobrar dinero por nuestro trabajo, ya sea un salario o como ingresos de actividad, y finalmente utilizarlo para consumir bienes y servicios. A medida que vamos creciendo y ampliando la familia los gastos se disparan y si no tenemos una buena planificación presupuestaria de ingresos y gastos es posible que acabemos desperdiciando cantidades de dinero que podemos ahorrar para necesidades futuras o dedicarlas para otras cosas más importantes. Hay muchas razones para crear y mantener un presupuesto familiar pero aquí os vamos a exponer las que consideramos más importantes. A continuación vamos a dar 7 buenas razones por las que es necesario mantener un presupuesto familiar. Pero antes debemos entrar en la cuestión del conocimiento que debemos tener de nuestras cuentas. Cuestión previa del conocimiento de nuestra economía Cuando se es joven y sin compromisos, quizá sea fácil tener una idea del dinero que hay y en qué se gasta. El hecho de tener pocos gastos o ninguno por conceptos de manutención al vivir en el domicilio de los padres simplifica todo el gasto a cuestiones de ocio, como cine, bares, ropa, conciertos y viajes. No nos llevará mucho trabajo saber en qué se gasta el dinero y tener siempre en mente localizados estos gastos. Sin embargo, la vida familiar complica la ecuación. Ya no solo hay que pensar en una sola persona sino en un grupo y sus necesidades tanto individuales como grupales. Si queremos llevar una buena planificación económica lo principal es conocer ingresos, necesidades y gastos. Para ello deberemos apuntar en un papel lo que entra y lo que se gasta para que, a partir de estos datos poder elaborar el presupuesto familiar. 1. Llevanza de contabilidad Entrando de lleno en el primer motivo de establecer un presupuesto familiar es que no es simplemente apuntar los inputs y los outputs, sino que va mucho más allá. Gracias al presupuesto contamos con un soporte documental en el que podemos observar cuánto se gasta y en qué se gasta. No gastaremos sin control sino que cada partida de gasto tiene asignado una determinada cantidad de dinero. Hay que distinguir en el presupuesto los gastos fijos sobre los cuales, en principio, no podemos influir. Nos referimos a los gastos que se producen mensualmente y que no varían a corto plazo, por ejemplo: Cuota de la hipoteca. Factura plana de la compañía telefónica con la fibra óptica y la conexión a internet. El pago de la letra del coche. Luego están los variables como luz, calefacción, ropa, la cesta de la compra, gasolina, viajes y escapadas, suscripciones a revistas o plataformas, etc. 2. Observar la evolución El presupuesto familiar nos permite observar la evolución del mismo. No sólo se trata de distribuir los ingresos para los gastos sino también de verificar si la evolución de las partidas presupuestarias. Algunas puede que se queden cortas y otras estarán sobreestimadas. Por ello hay que ajustar más distintas partidas. Esto lo podemos hacer a través de observar la evolución de gastos durante un periodo determinado, comparando las cifras de gasto por periodos mensuales, semestrales o anuales. La comparativa nos ayudará a ver qué aspectos sufren más variaciones a lo largo del tiempo. También podremos identificar gastos estacionales como por ejemplo los que se originan como consecuencia de la vuelta al cole (libros, ropa, etc). 3. Analizar los gastos familiares El presupuesto familiar nos sirve para analizar los gastos. Podemos adoptar un enfoque expansivo cuando los ingresos así lo permiten o se han obtenido ingresos extraordinarios, o bien afrontar los recortes necesarios en época de vacas flacas lo que nos lleva a la siguiente razón importante para mantener un presupuesto familiar que es enfrentar la reducción del despilfarro, verificando por donde flaquea nuestra economía distinguiendo lo importante de lo ocioso. 4. Reducir el despilfarro Del análisis anterior en la mayor parte de los casos podemos encontrar un montón de gastos superfluos, de capricho o en cosas que ya tenemos o que nos gastamos demasiado dinero en cosas que podríamos moderar. Identificar estos gastos y reducir su asignación contribuye a una mejor distribución de los recursos. Lógicamente no podemos comer fuera todos los días o estar constantemente yendo al teatro. A todos nos gustaría poder hacerlo pero desgraciadamente la economía de muchas familias no lo permite. Otro tanto sucede con la ropa de ciertas marcas que son muy caras. Podemos reducir este gasto con ropa de firmas más económicas. 5. Aumentar el ahorro para crear un fondo de emergencia El fondo de emergencia es algo que debería existir en toda economía, ya sea doméstica, mercantil o de una administración. El fondo de emergencia es una caja o un depósito de dinero apartado para hacer frente a gastos extraordinarios que quizá no podamos afrontar de otra manera. Se trata de apartar de nuestros ahorros pequeñas cantidades de forma periódica para reunir un puñado de euros en ese depósito para cuando realmente haga falta: Un gasto médico inesperado como el pago a un dentista, un regalo de boda, preparar una comunión, una reparación del vehículo que usamos para ir a trabajar, son algunos ejemplos. 6. Adoptar decisiones acertadas de endeudamiento Una importante razón de ser del presupuesto es medir nuestra capacidad económica. Si vamos a acometer un endeudamiento sabremos de antemano el margen de maniobra con el que contamos para afrontar las cuotas mensuales de la financiación que nos den. Podemos planificar y establecer estimaciones acerca de cómo podemos pagar los préstamos que nos concedan. De este modo nos apartamos del hábito del sobreendeudamiento en el al final no solo no podremos devolver el capital sino que nos costará pagar los intereses. Esta situación puede generar un efecto de bola de nieve que nos puede llevar a la bancarrota. 7. Mejora el buen ambiente familiar Un presupuesto familiar no es la fórmula del éxito económico pero si es una forma de tener ordenada la economía familiar. Es un soporte adecuado para conocer en qué se puede ahorrar y en qué se puede invertir. En casos de dificultades nos daremos cuenta con antelación de las mismas y podremos reaccionar a tiempo. El presupuesto familiar hay que consensuarlo con el cónyuge y si hay miembros con uso de razón también deberían conocer algunos aspectos del mismo que les pudieran afectar directamente. Si pensamos que pueden poner reparos injustificados o caprichosos es conveniente preparar poco a poco el terreno para que encajen mejor y se mentalicen de las restricciones de gasto que haya que efectuar (por ejemplo, dar menos propina a los hijos). El conocimiento y la comunicación es fundamental para evitar o reducir discrepancias y discusiones sobre determinadas partidas de gasto que han de suprimirse o restringirse. Con mayor control y teniendo la familia de nuestra parte será más fácil ejecutar el presupuesto y facilitaremos un ambiente de cohesión y unidad sobrellevando mejor los momentos de aprietos económicos. A veces puede que aún a pesar de tener todo presupuestado necesitemos dinero de forma urgente. Dinero rápido para atender una determinada necesidad que no puede esperar. En estos casos podemos acudir a Moneyman, el dinero rápido más fácil de conseguir gracias a su aplicación para móviles o su sitio web. En pocos minutos estará cursada la solicitud y en poco tiempo el dinero estará disponible en la cuenta. Rápido y sin esperas, en un proceso completamente online, puede disponerse de hasta 300 euros, sin comisiones y sin intereses durante un mes.

Se trata de apartar de nuestros ahorros pequeñas cantidades de forma periódica para reunir un puñado de euros en ese depósito para cuando realmente haga falta: Un gasto médico inesperado como el pago a un dentista, un regalo de boda, preparar una comunión, una reparación del vehículo que usamos para ir a trabajar, son algunos ejemplos.

6. Adoptar decisiones acertadas de endeudamiento

Una importante razón de ser del presupuesto es medir nuestra capacidad económica. Si vamos a acometer un endeudamiento sabremos de antemano el margen de maniobra con el que contamos para afrontar las cuotas mensuales de la financiación que nos den.

Podemos planificar y establecer estimaciones acerca de cómo podemos pagar los préstamos que nos concedan. De este modo nos apartamos del hábito del sobreendeudamiento en el al final no solo no podremos devolver el capital sino que nos costará pagar los intereses. Esta situación puede generar un efecto de bola de nieve que nos puede llevar a la bancarrota.

7. Mejora el buen ambiente familiar

Un presupuesto familiar no es la fórmula del éxito económico pero si es una forma de tener ordenada la economía familiar. Es un soporte adecuado para conocer en qué se puede ahorrar y en qué se puede invertir. En casos de dificultades nos daremos cuenta con antelación de las mismas y podremos reaccionar a tiempo.

El presupuesto familiar hay que consensuarlo con el cónyuge y si hay miembros con uso de razón también deberían conocer algunos aspectos del mismo que les pudieran afectar directamente. Si pensamos que pueden poner reparos injustificados o caprichosos es conveniente preparar poco a poco el terreno para que encajen mejor y se mentalicen de las restricciones de gasto que haya que efectuar (por ejemplo, dar menos propina a los hijos).

El conocimiento y la comunicación es fundamental para evitar o reducir discrepancias y discusiones sobre determinadas partidas de gasto que han de suprimirse o restringirse.

Con mayor control y teniendo la familia de nuestra parte será más fácil ejecutar el presupuesto y facilitaremos un ambiente de cohesión y unidad sobrellevando mejor los momentos de aprietos económicos.

A veces puede que aún a pesar de tener todo presupuestado necesitemos dinero de forma urgente. Dinero rápido para atender una determinada necesidad que no puede esperar. En estos casos podemos acudir a Moneyman, el dinero rápido más fácil de conseguir gracias a su aplicación para móviles o su sitio web.

En pocos minutos estará cursada la solicitud y en poco tiempo el dinero estará disponible en la cuenta. Rápido y sin esperas, en un proceso completamente online, puede disponerse de hasta 300 euros, sin comisiones y sin intereses durante un mes.

Cuatro pasos simples para obtener dinero:
  • Ingresa tus datos personales
  • Elige un programa de préstamo
  • Valida tu teléfono con el código SMS
¿Cuánto necesitas?
¿Cuándo prefieres devolverlo?
d
Intereses
0
Importe del préstamo
Fecha de devolución
Pago de la primera cuota
Pago de la última cuota
Total a devolver
Información sobre el préstamo