¿Necesitas ayuda económica urgentemente? Te damos algunos consejos

Busco ayuda económica, ¿Cómo lo hago?

En la actualidad hay un gran número de personas que se encuentran en una mala situación económica y que necesitan conseguir dinero urgentemente, ya sea a partir de una ayuda, préstamo, crédito o subvención, para solucionar diferentes problemas o imprevistos. En ocasiones, esa pequeña aportación de dinero que hace falta puede llegar a dar un gran empujón a la persona y que esta se sienta más tranquila y capaz de hacer frente a la urgencia que haya podido surgir.

Debido al delicado estado del mercado laboral, muchos individuos han perdido su trabajo pero no pueden dejar de pagar las facturas mensuales de luz, agua o gas, entre otras. En algunos casos se pueden haber guardado algunos ahorros, aunque desgraciadamente es un dinero que suele durar poco, sobre todo si se tienen cargas familiares y otros gastos que no pueden dejarse de lado de ninguna manera. Ahorrar es siempre recomendable pero en determinadas situaciones se convierte en una opción poco probable debido a la cantidad de gastos que conlleva el día a día.

Afortunadamente se presentan varias soluciones para los problemas relacionados con la falta de solvencia económica. En primer lugar, se ofrecen interesantes ayudas económicas del gobierno para jóvenes, estudiantes, familias numerosas, familias sin recursos, autónomos o parados de larga duración. Asimismo, se facilitan, dependiendo de la comunidad autónoma, ayudas o bonos para el alquiler, la luz o el acceso a la educación. Otra opción es pedir ayuda a organizaciones, instituciones o a personas que estén dispuestas a donar dinero a otras que dispongan de poca solvencia económica. Para situaciones puntuales en las que se requiere dinero para afrontar un gasto imprevisto, lo mejor es acudir a los préstamos por parte de compañías especializadas y que ofrezcan toda la confianza y transparencia posible.

Ayudas económicas para jóvenes sin trabajo

Desgraciadamente la tasa de desempleo aumenta también entre la población más joven por lo que el gobierno destina dinero para favorecer el empleo en este delicado sector de la población. Los jóvenes sin trabajo que tengan menos de 30 años pueden recibir ofertas educativas, de trabajo o de formación con mayor facilidad. Para ello se incentiva a las empresas de diferentes sectores para que incluyan trabajadores jóvenes en su plantilla.

La Formación Profesional Dual es una novedad interesante para los jóvenes ya que combina la formación de los alumnos en los centros educativos con la formación en las empresas. Los estudiantes realizan su formación profesional durante una parte del día en el centro de estudios habitual. Lo innovador es que ahora pueden realizar la parte práctica de su curso en una empresa que habitualmente ofrece un contrato para la formación y el aprendizaje. Asimismo, se facilita un sistema de becas que compensa en gran manera los gastos relacionados con el transporte o la manutención.

Este tipo de formación está teniendo mucho éxito en varios países europeos como Alemania, Dinamarca o Suiza. Los contratos de formación, aprendizaje y prácticas están aportando una gran ayuda económica y pueden compaginarse con los estudios. Además, si la persona se encuentra dada de alta en la seguridad social, podrá cobrar una prestación por desempleo cuando lo necesite.

Necesito ayuda económica por mi situación de desempleo

Si se ha perdido el trabajo de forma involuntaria y se tienen suficientes cotizaciones acumuladas por desempleo, se podrá pedir la popular prestación por desempleo. No obstante, se han de tener en cuenta varios requisitos como que las bajas voluntarias de un trabajo no cuentan para pedir la ayuda o que se debe estar inscrito al paro y firmar un compromiso de demandante de empleo.

Existe también un subsidio por insuficiencia de cotización que garantiza una cantidad de dinero mensual para los trabajadores que no han llegado a cotizar los días requeridos. Este subsidio se cobra en función de factores relacionados con las responsabilidades familiares.

Otros tipos de ayudas que pueden pedirse por desempleo son la ayuda familiar para personas sin trabajo y el subsidio para mayores de 45 y 55 años. Cabe destacar que el subsidio que perciben las personas mayores de 55 años es la única ayuda con la que se sigue cotizando para la jubilación.

¿Quién me puede ayudar económicamente si soy autónomo?

Los autónomos que hayan tenido problemas con su negocio y dejen de tener ingresos, pueden optar por pedir la prestación por cese de actividad. Sería el equivalente a cobrar el paro teniendo en cuenta las cotizaciones del empresario. Una novedad importante es la tarifa plana para autónomos, que reduce temporalmente la cuota que han de pagar los nuevos autónomos a la seguridad social.

El concepto de capitalización del paro permite que los trabajadores parados que quieran ser emprendedores puedan pedir un adelanto de lo que les quede por cobrar de su prestación. Gracias a este dinero se podrá financiar el proyecto que la persona tenga en mente así como las cuotas de la Seguridad Social.

¿Puedo encontrar a alguien que me ayude económicamente si estoy en una situación especial?

Si una persona se encuentra en una situación de discapacidad, es un parado de larga duración, emigrante retornado o víctima de violencia de género puede pedir la Renta Activa de Inserción. Esta ayuda está pensada para aquellos individuos que debido a su situación personal, tienen serias dificultades para acceder al mercado de trabajo.

Las personas viudas tienen a su disposición una pensión para su mantenimiento tras la muerte de su cónyuge. Para obtener esta ayuda se exigen una serie de requisitos relacionados con el tiempo de cotización y con la persona que recibirá la pensión. La ayuda se cobra sin requisitos si el fallecimiento es a causa de un accidente laboral o de una enfermedad profesional.

Organizaciones y fundaciones que ayudan a las personas

Debido a los problemas relacionados con la crisis, cada vez más personas tienen que hacer uso de las ayudas que ofrecen las diferentes organizaciones e instituciones. Las ONGs pueden facilitar a los individuos que lo necesiten ropa, alimentos, asesoramiento y otras ayudas puntuales. El voluntariado del resto de personas que se encuentren en una situación más solvente es esencial para que este tipo de organizaciones funcione correctamente.

En la actualidad se pueden encontrar fundaciones privadas que ofrecen apoyo humano y económico para que las personas con problemas de dinero puedan encontrar trabajo de nuevo y reintegrarse en la sociedad. Se trata de evitar la exclusión social, consiguiendo una vivienda digna y una estabilidad laboral. Incluso hay fundaciones muy implicadas en acabar con la pobreza infantil y dispuestas a ayudar a mujeres embarazadas con problemas económicos o relacionados con la violencia en el entorno del hogar.

La importancia de las donaciones de las personas más ricas

Sabemos que la riqueza total del mundo está en manos de unas pocas personas. No obstante, hay individuos caritativos a los que no les importa compartir una parte de su fortuna o llevar a cabo buenas obras por los demás. Habitualmente son individuos famosos dueños de grandes empresas de reconocido prestigio internacional los que realizan donaciones a fundaciones u ONGs. Las actuaciones de la gente rica que ayuda económicamente a otras pueden ir desde inversiones en sanidad, educación o asistencia social a donaciones para damnificados por diferentes catástrofes naturales o ayudas a proyectos culturales.

Estos individuos se les conoce como filántropos porque les gusta ayudar sin esperar nada a cambio. Actúan bajo esta filosofía las organizaciones humanitarias que no tienen ningún tipo de fin lucrativo así como los voluntarios que desean mediante sus actos altruistas conseguir un mundo mejor y más justo. La diferencia que existe entre caridad y filantropía radica en que mientras la primera únicamente quiere ayudar, la segunda desea acabar lo antes posible con los problemas relacionados con la desigualdad.

El dinero es importante para cubrir las necesidades básicas

El dinero se ha convertido en un requisito esencial en las sociedades modernas para poder cubrir las necesidades básicas, tanto en los países industrializados como en formas de subsistencia más austeras que requieran de un formato de intercambio. Servicios básicos como la nutrición, el transporte, las medicinas o la vivienda precisan de un modelo de bienestar donde interviene el dinero facilitando el acceso a un ejemplo de vida cómodo y organizado. Tras haber cubierto las exigencias fundamentales, las personas buscan en el dinero el símbolo necesario que permite abrir el camino de las relaciones sociales, que cubran sus deseos de ocio y entretenimiento y les ayuden a alcanzar sus metas y sus proyectos. El dinero es importante para el funcionamiento de una economía moderna, depende del valor de lo que se adquiere y de la abundancia o escasez respecto a todo aquello que puede comprarse, representa una institución social para dar salida al inconveniente de la falta de confianza y se acepta como cambio por el pago de bienes y servicios.

La forma de conseguir dinero ha cambiado sustancialmente y en la actualidad un gran número de personas buscan soluciones a su falta de capital en la facilidad de obtener préstamos rápidos. El préstamo ofrecido años atrás por la banca requiere de una elevada cantidad de formalidades, siendo los minicréditos que operan online una apuesta cómoda y segura de disponer de manera rápida de dinero en efectivo con el que resolver gastos extraordinarios puntuales, nunca para intentar solventar economías domésticas muy endeudadas.

Necesito pedir un préstamo rápido

Las personas suelen acudir a los préstamos rápidos cuando les ha surgido un gasto imprevisto que no requiera una gran cantidad de dinero para solventarlo. Un imprevisto puede ser una factura por sorpresa, la reparación de un vehículo o la compra de un electrodoméstico imprescindible para el hogar. Los préstamos rápidos no necesitan documentación porque se encuentran clasificados dentro de los préstamos personales. Además, con las nuevas tecnologías los préstamos pueden pedirse directamente por Internet, desde el ordenador, el móvil o la tablet y sin necesidad de esperar incómodas colas en oficinas repletas de gente.

Este tipo de préstamo es una opción mucho mejor que utilizar la tarjeta de crédito. Las tarjetas que no son de débito dejan descubiertos en la cuenta y ocasionan costosas comisiones a los clientes a final de mes. Las tarjetas de crédito son peligrosas porque pueden dejar a las personas en una situación de vulnerabilidad ante unas cuantiosas deudas. Con los préstamos rápidos las personas no tendrán estos problemas ya que se encuentran diseñados para hacer frente a determinadas situaciones que suelen ser puntuales y que pueden controlarse de forma sencilla.

Compañías financieras que prestan dinero fácilmente

Con el aumento del uso de las nuevas tecnologías los individuos podrán encontrar de una forma muy sencilla compañías a las que se les puede pedir ayuda económica por Internet. Es el caso de Moneyman, que ofrece a sus usuarios una serie de valores importantes como la transparencia, facilitando una información detallada acerca del procedimiento a seguir para conseguir el dinero. Además, el equipo que forma la compañía aporta asesoramiento personalizado para resolver los problemas económicos de la persona de una manera eficaz, responsable y muy cómoda.

Este tipo de empresas ofrecen préstamos online al instante donde la persona interesada únicamente debe rellenar un sencillo formulario indicando la cantidad de dinero que necesitas y en cuanto tiempo desea devolverlo. La respuesta a la petición es al instante así como el ingreso del dinero. No hay letras pequeñas ni sorpresas desagradables ya que es la persona la que escoge la cantidad de dinero y el tiempo de devolución. Como ya se ha mencionado anteriormente, la transparencia es esencial y la confianza entre empresa y cliente no debe romperse para que el trámite sea lo más sencillo y rápido posible.

La misión de estas compañías es resolver las necesidades puntuales ofreciendo soluciones a corto plazo. Todas las solicitudes se analizan de manera individualizada para llegar hasta la mejor opción dependiendo de la situación de cada persona. Se dispone de unos innovadores métodos de puntuación que realizan una valoración rápida de la solicitud de préstamo. La empresa entiende que cuando un individuo necesita dinero urgentemente, los trámites también han de ser rápidos y eficaces, sin necesidad de pedir papeles, avales y documentación irrelevante.