Préstamos fáciles

De todos los tipos de préstamos rápidos que existen, los más fáciles de obtener son los minicréditos. Son considerados préstamos fáciles por tres razones:

  • No hace falta trasladarse a una oficina. Puedes realizar todos los trámites (incluso firmar el contrato) a través de internet.
  • La documentación es mínima. Solo necesitas enviar tres documentos comunes que la mayoría de los españoles y residentes poseen.
  • La aprobación es casi instantánea. El dinero estará en tu cuenta en unos cuantos minutos.

Características de los préstamos fáciles

Dependiendo de la entidad financiera, puedes recibir entre 50 y 1.200 euros. Sin embargo, los nuevos solicitantes no aspiran a obtener más de 750. La deuda crece poco más de uno por ciento al día y la devolución se efectúa en un período máximo de un mes.

Aunque existen una gran cantidad de empresas de créditos rápidos, en todas se sigue un procedimiento similar al momento de solicitar, verificar, aprobar, ingresar y recuperar el préstamo.

Condiciones básicas para poder solicitar un préstamo fácil

Antes de iniciar el trámite de solicitud, deberás cumplir con estos requisitos:

  • Haber alcanzado al menos la mayoría de edad. Dependiendo del prestamista, dicha edad mínima puede oscilar entre 21 y 25 años.
  • Vivir de forma permanente en España.
  • No formar parte de una base de datos de morosos.

Solicitud de tu préstamo fácil

El trámite para obtener un préstamo en línea consta de cinco pasos. Estos son:

1. Indicar las características del financiamiento. Los sitios de los prestamistas cuentan con simuladores. Son muy útiles para conocer el plazo y el coste final del crédito (con todo y los intereses) antes de iniciar el proceso de solicitud.

2. Rellenar el formulario. En los campos correspondientes, deberás introducir los siguientes datos:

Identidad. Nombre completo, fecha de nacimiento y número del documento de identidad correspondiente.

Información laboral. Tipo de contrato, empleo actual, rango, experiencia, entre otros datos.

Datos de contacto. Correo electrónico, número telefónico y dirección.

3. Cargar la documentación. Para acreditar los datos que has introducido en el formulario, deberás subir tres archivos distintos:

Documento de identidad. Es usado por el prestamista para corroborar tu edad y tu residencia en territorio español. Se acepta una fotografía o digitalización por ambos lados de tu DNI o de tu NIE.

Comprobante de ingresos. El más común de todos los justificantes es el recibo de nómina. Pero, incluso sin este documento, puedes calificar para recibir un préstamo fácil. Ahora bien, se espera que percibas ingresos y que estos cumplan con las siguientes condiciones:

Ser constantes. Debes tener entradas de dinero regulares, y que estas se repitan mes con mes.

Ser adecuados. El monto del préstamo debe estar de acuerdo con tu capacidad de pago. Debes ser capaz de cubrir tu deuda en el tiempo establecido.

Ser demostrables. ¿Cómo probar que tienes ingresos periódicos y suficientes sin una nómina? Tal vez estés jubilado, no tengas empleo o seas un trabajador autónomo. En este caso, una copia de tu recibo de pensión, de prestación de desempleo o de tu declaración anual será aceptada como válida.

Extracto bancario. Con este documento, el prestamista puede verificar que eres el titular de la cuenta.

4. Aceptar el contrato. Una vez que el prestamista haya comprobado que cumples con todos los requisitos, te enviará un contrato a tu correo electrónico con todas las condiciones del financiamiento. Si estás de acuerdo con lo expuesto en el mismo, deberás firmarlo y enviarlo de regreso.

5. Transferencia de dinero. Tras recibir el contrato firmado, la compañía procederá a ingresar el monto correspondiente en tu cuenta bancaria. En la mayoría de los casos, este movimiento no demora más de quince minutos, incluso en días festivos y fines de semana.

Evaluación antes de conceder un préstamo fácil

Cuando analizan el perfil de un solicitante, los prestamistas se centran en tres aspectos fundamentales:

Tu capacidad de pago. Las cifras que constan en tu justificante de ingresos deben dar certeza de que podrás cubrir el monto del préstamo. Por eso, después de descontar los gastos básicos que todos debemos cubrir, debería quedar una cantidad suficiente para efectuar el pago de la deuda. Eso es lo que intentan determinar los prestamistas.

Tu historial de crédito. Los prestamistas también desean conocer cuáles han sido tus créditos anteriores y presentes que has solicitado o para los cuales hayas fungido como aval. Para ello, consultan la base de datos del CIRBE.

Tu historial de morosidad. Como tal vez sepas, los deudores que tienen uno o más meses con una deuda en estado de impago, son agregados al fichero de ASNEF o RAI. Si tal fuera el caso, tus opciones de recibir un crédito se verán seriamente limitadas.

Formas de pagar un préstamo fácil

La devolución de un crédito se lleva a cabo en una sola exhibición e incluye los intereses generados hasta día del pago. Tienes tres opciones para saldar tu deuda:

Transferencia desde tu banco al del prestamista. Debes acudir a tu sucursal bancaria más cercana para solicitar un traspaso de dinero de tu cuenta a la del proveedor del crédito. También puedes efectuar este trámite a través de tu servicio de banca en línea.

Tarjeta de débito. El sitio de internet de varias empresas cuenta con un sección para pagar. Solo tienes que ingresar los datos de tu tarjeta de débito y el monto a pagar.

Ingreso en efectivo. Si lo prefieres puedes acudir al banco al que pertenece la cuenta de la compañía y efectuar el ingreso que corresponda.

¿Qué hacer si no puedo reembolsar los préstamos fáciles?

Pese a haber calculado bien todos los gastos, puede presentarse un imprevisto que te deje sin el dinero suficiente para cubrir la deuda antes de la fecha límite

En cuanto detectes que te será imposible pagar la deuda, comunícate con el proveedor del crédito para pedir una prórroga. Dependiendo de tus necesidades y de las políticas del prestamista, podrías recibir una ampliación de plazo de entre 7 y 30 días. Disponer de un lapso de tiempo adicional te ayudará a recuperarte económicamente.

¿Puedo obtener préstamos fáciles si mi nombre aparece en la lista de ASNEF?

Ciertas entidades pueden otorgarte un crédito aun si estás en el principal fichero de morosos. No obstante, tienes que cumplir con dos requisitos:

Monto de la deuda por debajo del límite. Generalmente, tu impago no debería sobrepasar los 200 euros. No obstante, algunos prestamistas acceden a conceder créditos a usuarios con un déficit de hasta 2.000 euros.

Tipo de deuda adecuado. No deberías aparecer en ASNEF con pendientes en el pago de un préstamo o de una tarjeta de crédito. Si así fuera, tus posibilidades de recibir un minicrédito serán casi inexistentes.

Aprende a identificar a los prestamistas ilegítimos

En internet es posible encontrar decenas de proveedores que operan de forma completamente legal. Sin embargo, también han aparecido entidades no reconocidas que tratan de extorsionar a los usuarios incautos. ¿Cómo puedes identificar a los prestamistas ilegítimos? Al menos de tres maneras muy efectivas.

Te piden dinero por adelantado. ¿No te parece un poco ilógico tener que pagar para recibir un préstamo? Por sorprendente que parezca, eso es lo que esperan que hagas estos estafadores. Sus argumentos para justificar este requisito son tan persuasivos que logran convencer a más de uno. ¡No caigas en la trampa! Ninguna empresa debidamente establecida te pedirá jamás dinero para concederte un crédito.

Te ofrecen borrarte de la base de datos de ASNEF. Formar parte de una lista de morosos afecta las posibilidades de obtener un financiamiento. Una de las explicaciones que dan estos farsantes para pedirte dinero, es que cuentan con abogados calificados que pueden quitar tu nombre del fichero. Pero recuerda: cuando algo parece demasiado bueno para ser verdad, generalmente lo es. Solo hay una forma de eliminarte de la base de datos de ASNEF, y depende exclusivamente de ti: pagar las deudas que motivaron tu inscripción en este registro.

Sus páginas no cumplen con los protocolos de seguridad. Toda empresa reconocida que ofrece productos financieros debe cumplir con los máximos estándares de seguridad. Los portales protegidos cuentan con un logotipo de un candado verde y la frase “Es seguro” al lado izquierdo de la barra de dirección. Asimismo, el nombre de su URL está precedido por los caracteres “https://”, lo que identifica a estos sitios como la versión segura de HTTP. Felizmente, la mayoría cumple con este protocolo, aunque no podemos decir lo mismo de las empresas fraudulentas.

¿Por qué deberías pedir un préstamo fácil?

Son ideales para atender emergencias como un problema de salud, una reparación en el hogar, un accidente vehicular, y otros gastos importantes que no pueden esperar. Ya lo sabes, siempre que lo necesites podrás recibir un préstamo fácil en cuestión de minutos.