¡Descarga GRATIS la app de Moneyman y solicita desde ahí tu préstamo!

4.8 stars Valoración en Google Play
close button

Gastos hormiga: definición y estrategias efectivas para su prevención

Su propio nombre ya nos da pistas. Lo que quizá no sabías es que buena parte de tu economía personal se veía afectada de tal manera por estos pequeños gastos que, por sí mismos no suponen un gran desembolso, pero que, acumulados, sí pueden determinar tus finanzas domésticas

De ahí que sea importante señalar con exactitud qué son los gastos hormiga. Poner nombre a este tipo de gasto ya es una manera de reducir ese goteo constante que, sin que apenas nos demos cuenta, inclina la balanza de los gastos mensuales demasiado al rojo. Y no queremos ver la barrita de gastos más alta que la de ingresos, así que reducir los gastos hormiga es fundamental si quieres equilibrar tu economía. 

Si te interesa saber más sobre los gastos hormiga y cómo evitarlos, sigue leyendo.

Gastos hormiga

Definición de gastos hormiga

¿Entran todos los pequeños gastos cotidianos en la categoría de gastos hormiga? No exactamente. Hay gastos que forman parte de la nuestra actividad cotidiana, gastos necesarios, como el abono transporte, la gasolina, la cesta de la compra… Los gastos hormiga serían aquellos gastos no tan necesarios que añadimos a los necesarios. 

Gastos no previstos que, más bien como la carcoma hace la madera, van horadando el saco de nuestras finanzas. Así, como el citado insecto, de modo lento pero sumamente constante, los gastos hormiga van horadando, un euro aquí, otro allá, el saco de nuestras finanzas. 

¿Algún ejemplo de gastos hormiga para entender mejor el concepto? Por supuesto. Esos gastos ‘fuera del guión’ como los caramelos colocados en la caja del supermercado y en cuya tentación caemos. Ese billete de la lotería que no teníamos previsto comprar y que, claro está, esta vez tampoco toca. Ese pastel que te llama desde la pastelería de tu barrio y que compras sabiendo que es otro gasto hormiga y que además rompe tus propósitos de Año Nuevo de reducir la ingesta de calorías. 

Como se puede intuir, eliminar todos los gastos hormiga de nuestro día a día sería algo demasiado radical, porque este tipo de gastos también tienen algo de sal de la vida. Pero ser conscientes de su impacto en nuestra economía sí es una actitud sensata para llevar el gobierno de nuestra economía del mejor modo posible, y disfrutar, cuando toque, de ese pastel furtivo o esa mascarilla relajante para el rostro que han colocado a tu paso en el supermercado.

Tipos de gastos hormiga

Así como, en el reino animal, hay varias clases de hormigas (negra, guerrera, carpintera, faraona, voladores), en el ámbito de las finanzas personales también hay varios tipos de gastos hormiga. Veamos los más habituales, para que quede claro qué son los gastos hormiga con ejemplos.

  • Comer fuera de casa. Más allá de los menús del día que tenemos previstos en los gastos mensuales, tirar de hostelería a menudo es uno de los gastos hormiga que más afectan a la economía personal o familiar. También los cafés, las cañas o las visitas a las tiendas de variantes van dejando su huella en nuestro bolsillo. Pensemos que si compramos cada día una chocolatina que cuesta un euro, ese mes hemos gastado 30 euros más sin tener muy claro de donde procede el gasto. Y si a esa chocolatina sumamos los gastos hormiga que vienen a continuación…
  • Entretenimiento y ocio. Gastos en películas, conciertos, salidas a bares o clubes, suscripciones a servicios de streaming, juegos en línea, entre otros, pueden representar pequeñas cantidades que suman con el tiempo. Como se dijo antes, estos gastos también contribuyen al goce de vivir, pero hay que ser conscientes de cómo se gasta, el dinero que cuesta y si realmente se está haciendo uso de esos servicios. ¿Hace cuánto que no ves una película en esa plataforma de contenidos? ¿Y realmente lees tanto ese periódico digital del que eres miembro? Es bueno ser sincero con uno mismo para mantener a raya a los gastos hormiga.
  • Compras compulsivas por internet. El riesgo de caer hoy en este tipo de compras prescindibles es más alto que nunca. Hace dos décadas, bastaba con evitar ciertas tiendas o establecimientos que nos tocaban el punto débil consumista. Hoy, con el auge del comercio en línea y la posibilidad de comprar a un solo clic, el riesgo de comprar por comprar es mayor que nunca. Ropa, accesorios, gadgets, libros que no tendrás tiempo de leer o productos de belleza que son realmente necesarios (y lo sabes) constituyen un gran filón para los gastos hormiga. 
  • Transporte. Con las app de servicios de transporte se hace también más tentador caer en este tipo de gasto hormiga. Si bien los gastos de metro o autobús urbano se mueven dentro de lo previsto, los taxis, VTC, o alquiler de coches y bicicletas acaba por generar muchos gastos hormiga. Otro clásico del gasto hormiga es comprarse esa barra enorme de chocolate, totalmente imprevista, en la gasolinera, a la hora de hacer el pago. 
  • Suscripciones y servicios digitales. Este punto guarda relación con el de ocio y entretenimiento, y a su vez define muy bien las tendencias actuales en consumo. Esa facilidad para acumular suscripciones a aplicaciones, plataformas, servicios de música tipo Spotify que de modo aislado nos parece asequibles incluso pequeños chollos, pero cuyos gastos, sumados a final de mes, acaban por esquilmar nuestras cuentas. Aquí se incluirían también las suscripciones a asociaciones de causas diversas. Si llegan las vacas flacas, quizá sea el momento de reducir tu apoyo a la cría del koala de Nueva Gales del Sur.  
  • Pequeñas mejoras en el estilo de vida. Comprar café gourmet, productos ecológicos o de comercio justo con un precio superior, agua embotellada o regalarse tratamientos como pedicuras, manicuras o masajes relajantes nos hacen la vida más grata, pero también arañan dígitos de nuestra cuentas corrientes. 
  • Comida y domicilio. Otro de los placeres modernos es recurrir, un viernes por la noche, cansados tras una semana dura, a estos servicios de ‘delivery’. Son cómodos y ofrecen productos de lo más variado (no sólo de comida), por lo que pueden llevarnos a acumular más gastos hormiga. 
Te puede gustar:

Cómo quitar los gastos hormiga

Para reducir los gastos hormiga, lo primero es tener intención de hacerlo. A veces, la realidad de las facturas obliga y no queda otra que apretarse el cinturón y aplicar nuestra particular política de recortes. Pero ¿por dónde empezar?

Una buena idea para gastar menos a lo largo del mes es llevar un registro de los gastos. Hay aplicaciones que nos ayudan con este control: basta apuntar todo ese pequeño caudal de gastos hormigas para darse cuenta, una vez hemos sumado todos esos gastos del mes, de la cantidad tan abultada que representan. 

Porque el coste total de los gastos hormiga al mes pueden ir de los 200 a los 700 euros, o incluso superar las cuatro cifras si uno se relaja demasiado. Obviamente, el nivel de gastos hormiga depende del poder adquisitivo de cada cual, pero puede moverse entre el 15 y el 25% de nuestros ingresos.

También puede ser útil abrirse una cuenta aparte solo para los gastos hormiga y destinar una cantidad de modo anticipado. Destinar, por ejemplo, 300 euros para los gastos hormiga de tal mes y, si no se gasta, la cantidad se puede sumar para ampliar la bolsa-hormiga. 

Por último, aplicar el sentido común, la serenidad y discernir entre necesidades y deseos nos ayudará a que se cuelen menos gastos hormiga y así mantener el equilibrio entre nuestra salud financiera y nuestra calidad de vida. 

¡Realiza la solicitud en 8 minutos y podrás recibir el dinero hoy! Respuesta automática de nuestro sistema.

¡Préstamo de 300€ hasta 30 días SIN INTERESES!

¿Cuánto necesitas?
¿Cuándo prefieres devolverlo?
d
Intereses
0
Importe del préstamo
Fecha de devolución
Pago de la primera cuota
Pago de la última cuota
Total a devolver
Información sobre el préstamo

Defensor del Cliente

¿Sus derechos como clientes no han sido atendidos? El Defensor del Cliente tramitará personalmente su queja y analizará si se ha cumplido con sus derechos, junto con el Departamento Jurídico y los departamentos dedicados.

¿Estás siendo objeto de un fraude?

No te preocupes y que no cunda el pánico. Completa el formulario y procesaremos tu solicitud lo antes posible. Normalmente nos lleva entre 2 y 3 días hábiles, máximo 5. Estamos comenzando nuestra investigación interna. Todas las llamadas y comunicaciones sobre el préstamo, si ya se encuentra vencido, se detendrán durante este período.

Defensor del Cliente

El Defensor del Cliente tramitará personalmente su queja y analizará si se ha cumplido con sus derechos, junto con el Departamento Jurídico y los departamentos dedicados.

  • Por favor rellene el siguiente formulario.
  • El defensor del cliente gestionará personalmente su reclamación junto con el Departamento Jurídico.
  • Recibirá la respuesta a su email en un plazo máximo de 10 días hábiles.

    Reportar fraude

    Completa el formulario y procesaremos tu solicitud lo antes posible.

    • Normalmente nos lleva entre 2 y 3 días hábiles, máximo 5.
    • Todas las llamadas y comunicaciones sobre el préstamo, si ya se encuentra vencido, se detendrán durante este período.