¡Descarga GRATIS la app de Moneyman y solicita desde ahí tu préstamo!

4.8 stars Valoración en Google Play
close button

La amortización de préstamos: significado, rentabilidad y estrategias efectivas

Un préstamo se pide al banco o cualquier otra entidad financiera cuando no se dispone de la liquidez suficiente para hacer frente a un gasto determinado. Puede ser debido a un imprevisto que haya que acometer con urgencia, como un gasto médico inesperado, una avería doméstica que requiere reparación inmediata, pero también una inversión que se realiza con cabeza fría y serena. 

Pensemos en la reforma de un local para mejorar un negocio, en la compra de material para dicho negocio o, también puede darse el caso, para permitirse un capricho, como gozar de unas vacaciones, disfrutar de un viaje de novios más largo y emocionante de lo previsto o regalarse una moto. 

la amortización de un préstamo

Decisiones de compra que, con ayuda financiera, se pueden realizar en el momento en que la entidad ‘adelante’ ese dinero. Así, podremos realizar tal compra o tal inversión, gracias a la liquidez que nos ofrece esa entidad de crédito, pero a cambio estaremos obligados a pagar una cantidad extra en forma de intereses durante el plazo de cuotas que se haya estipulado por contrato.

¿Qué es la amortización de un préstamo?

Así, visto el escenario inicial (“no tengo dinero, pero necesito tal cosa”), puede darse la situación de que la situación económica varíe y se produzca una mejora considerable del poder adquisitivo de quien firmó el préstamo. Pensemos que con el dinero del préstamo se pudo comprar una máquina para amasar pan que permitió a la panadería X vender muchas más barras de pan y, por tanto, aumentar significativamente su facturación. 

Así, con la tesorería más desahogada, se podría plantear amortizar el préstamo de manera total y librarse así de pagar los intereses contraídos al contratar ese servicio financiero. Pero no vayamos tan rápido. Definamos antes, con rigor, qué significa amortizar un préstamo

En palabras llanas, amortizar un préstamo equivale a reembolsar, de manera gradual, la cantidad que debemos. Cada mes que pagamos la cuota del préstamo, si tenemos cuotas mensuales por un periodo determinado de años, estamos amortizando el préstamo.

¿Qué es el cuadro de amortización del préstamo?

El cuadro de amortización del préstamo ofrece, al prestatario (persona que contrae el préstamo), un resumen, a simple vista y con las fechas detalladas, de todos los pagos que conllevará dicho préstamo. El cuadro incluye información sobre la cantidad de intereses que se paga en cada cuota, la cantidad pendiente y el capital amortizado (lo que ya se ha pagado).

Estos cuadros de amortización se despliegan en base, a su vez, a partir de distintos sistemas de amortización que establecen la cantidad y el tiempo en que se pagarán los intereses. Así, se establece un tipo de interés que afectará a la cuantía final del préstamo a pagar, pero el sistema de amortización fija cuánto dinero se destinará a los intereses a lo largo del cuadro de amortización. 

Esto se entiende con facilidad si tomamos como referencia el modelo de amortización de préstamos francés. En este caso, las primeras cuotas están destinadas en muy alta proporción a los intereses, con un pequeño porcentaje dirigido a amortizar (o ‘pagar’) la deuda. Así, con este sistema, el mayoritario en todo tipo de préstamos e hipotecas, durante los primeros años se paga sobre todo intereses, por lo que el capital amortizado, es decir, la cifra que debemos sin contar los intereses, se reduce muy lentamente.  

De ahí que, en el caso que citamos antes, el de la panadería que aumenta su facturación gracias a la inversión en nuevos equipamientos, se opte por otro tipo de amortización: la amortización anticipada. 

Te puede gustar:

¿Qué es la amortización anticipada? 

A nadie le gusta pagar intereses si puede evitarlo. Son una carga financiera que beneficia al prestamista pero que no ofrece ningún beneficio al prestatario. Sobre todo en aquellas amortizaciones de préstamo francés en las que pagamos sobre todo intereses. 

Porque la amortización anticipada nos permite reducir el total o una parte de la cantidad adeudada, con evidentes beneficios para nuestra salud financiera. Se trata de un proceso que permite al titular del préstamo reducir o bien la cantidad de las cuotas que paga o bien reducir el plazo en que vence el préstamo. 

Así, una amortización parcial implica una inyección de capital por parte del prestatario que provoca esa mejora de las condiciones. En este caso, el cliente decide si quiere pagar menos en cada cuota o si prefiere que se acorte la vida del préstamo.

Por otro lado, la amortización anticipada total permite a los titulares del préstamo cancelar la deuda de manera rápida y definitiva, aportando, claro está, la cantidad pendiente que falta por amortizar. 

Eso sí, es importante revisar la letra pequeña del contrato, y hablar con el gestor personal del banco o la entidad crediticia respecto a las condiciones de la amortización (parcial o total) anticipada. Es normal que la cancelación del préstamo, como también se llama a la amortización total anticipada, genere unas comisiones o gastos de cancelación, pero normalmente son más que asumibles. 

Aunque pueden darse casos de penalización en aquellas entidades prestamistas que no estén dispuestos a ‘dejar marchar’ a sus clientes, por los ingresos en intereses que puedan dejar a percibir, y los retengan con esos discutibles métodos. 

Por tanto, para evitar sudores fríos innecesarios, es fundamental leer y releer, tanto la letra pequeña como la ‘grande’, del contrato antes de formalizar un préstamo

¿Es rentable amortizar un préstamo?

Ahora que ya tenemos más claro qué es amortizar un préstamo, veamos en qué medida es una buena idea optar por esa amortización anticipada. Porque, como hemos visto, la amortización del préstamo se produce por defecto. Siempre que hayamos depositado, claro, dinero suficiente en nuestra cuenta bancaria, el préstamo se amortiza mes a mes con la cuota que se haya fijado (dividida entre intereses y capital amortizado).

Pero respondiendo a la pregunta formulada, amortizar un préstamo, de manera anticipada, sí es rentable. Reduce la cantidad de intereses a pagar y el tiempo de endeudamiento. Hay clientes que se preguntan si se puede amortizar un préstamo personal, como si hubieran contraído un compromiso inquebrantable. 

Por suerte, pagando unas comisiones asumibles y tras unas gestiones que suelen ser sencillas, se puede poner fin a esa relación con la entidad crediticia y amortizar, total o parcialmente el préstamo contraído

Cuatro pasos simples para obtener dinero:
  • Ingresa tus datos personales
  • Elige un programa de préstamo
  • Valida tu teléfono con el código SMS
¿Cuánto necesitas?
¿Cuándo prefieres devolverlo?
d
Intereses
0
Importe del préstamo
Fecha de devolución
Pago de la primera cuota
Pago de la última cuota
Total a devolver
Información sobre el préstamo

Defensor del Cliente

¿Sus derechos como clientes no han sido atendidos? El Defensor del Cliente tramitará personalmente su queja y analizará si se ha cumplido con sus derechos, junto con el Departamento Jurídico y los departamentos dedicados.

¿Estás siendo objeto de un fraude?

No te preocupes y que no cunda el pánico. Completa el formulario y procesaremos tu solicitud lo antes posible. Normalmente nos lleva entre 2 y 3 días hábiles, máximo 5. Estamos comenzando nuestra investigación interna. Todas las llamadas y comunicaciones sobre el préstamo, si ya se encuentra vencido, se detendrán durante este período.

Defensor del Cliente

El Defensor del Cliente tramitará personalmente su queja y analizará si se ha cumplido con sus derechos, junto con el Departamento Jurídico y los departamentos dedicados.

  • Por favor rellene el siguiente formulario.
  • El defensor del cliente gestionará personalmente su reclamación junto con el Departamento Jurídico.
  • Recibirá la respuesta a su email en un plazo máximo de 10 días hábiles.

    Reportar fraude

    Completa el formulario y procesaremos tu solicitud lo antes posible.

    • Normalmente nos lleva entre 2 y 3 días hábiles, máximo 5.
    • Todas las llamadas y comunicaciones sobre el préstamo, si ya se encuentra vencido, se detendrán durante este período.